jueves, 14 de marzo de 2013

Me llamo Natalia, de apellido mamá

A ver.... este no es un post en plan, oh Dios mío, soy una súper mamá ni nada de eso vale???
estamos tranquilos??? a lo mejor eres de las que ha leído el título y ha salido despavorido diciendo... uffff no, otro post sobre soy mamá y que duro es la vida de la súper mamá....

Vale, pues no, no va a de eso mmmm o si.... a ver va de que ayer me escriben unas chicas sobre tema de "Bajo el cielo hay...", os he hablado de mi proyecto verdad????... ayyy dejadme, dejadme que lo meta de nuevo.. oye al final es mi libro y hablo de lo que quiero... vale me vuelvo a centrar.

El caso es que cuando me pongo a contestarlas de repente, mi encabezado era... bueno os voy a contar un poco más sobre mí, me llamo Natalia y soy la mamá de Lucas que tiene 2 años y 8 meses.....

De repente.... pegué un respingo en la silla y me quedé flasheada.... que soy quien??? me sentía como la madre de la Pantoja... ya no soy Natalia, soy Natalia, mamá de.... en que momento ha ocurrido eso en mi vida???? desde cuando me presento así??? no sé, fue como todo un flash para mí.
Si yo, esa mujer super independiente, de vuelta de todo o de nada, con mil intereses a la que le falta tiempo para todo, que nunca tuvo el instinto maternal a flor de piel... o eso creía hasta que se dió de bruces con el pequeño rubio... esa persona de repente ya no es ella, es ella y su apéndice y forma parte de la definición de lo que es como persona.....

Y como no me he dado cuenta hasta hoy de que hacía eso??? no estoy diciendo que me parezca mal, estoy encantada, pero no era consciente. Y entonces me puse a reflexionar... ya sabéis que últimamente reflexiono mucho, antes viajaba mucho y ahora reflexiono más.. cosas de la vida... aunque estoy deseando volver al otro estado también ... bah que me vuelvo a ir por las ramas. El caso, es que me di cuenta que YO ya no soy YO, sino que soy YO más un apéndice que va donde quiera que vaya agarrado a mí, este al lado mía o no físicamente porque  impulsa casi todos mis movimientos . Y no os confundáis... esto no va en plan rollo, oh mi hijo es mi vida y mi centro etc.. etc...  tampoco es que quiera generar aquí polémica. Siempre he sido de la opinión que uno independientemente de que se convierta en padre y dé todo su amor y se centre en sus hijos, no debe perder la perspectiva, no puedes vivir la vida a través de tus hijos, ni agarrarte a ellos, no son la tabla de salvación de nada, ni olvidarte de tí porque "Oh que monos son y cuanto me necesitan", primero porque un día dejaran de ser tan monos o tal vez nunca lo fueron ;-) y camparan libres como el viento... y lo triste es que en seguida empiezan a ser seres independientes y segundo, pero no menos importante  porque creo que mientras más felices somos nosotros, más inquietudes tenemos, curiosos somos y cuanto más llena esta nuestra vida... más llena va a estar su vida porque toda esa riqueza se la vamos a transmitir y no me entendáis mal... esto no quiere decir para NADA, uyyy guay yo me voy todo el día a hacer mis cosas y he tenido hijos y que les den que me estoy cultivando...  repito... para NADA, implica no olvidarnos de nosotros mismos y buscar un equilibrio, creo que todos me entendéis..

Así que estoy orgullosísima de mi apellido, de lo que ha pasado a ser en segundo término la definición de mi YO como persona, porque en  mi caso se esta convirtiendo en un master de culturilla general y evidencias claras o no tan claras avanzado y porque lo digo??? porque cada día me descubre algo que estaba en frente  de mis narices y no veía. Me ha hecho  volver cosas que no veía, de repente la visión de un niño te puede aclarar la mayor de las dudas... porque esta todo delante de nuestros ojos y según nos vamos haciendo mayores nos vamos complicando la vida, generando corazas alrededor nuestro que finalmente nos impiden ver con claridad cosas que son evidentes, y ese es mi master diario.

Y otra vez... toda esta parrafada no significa que si no tienes un hijo te falta un pie o algo por el estilo y claro no tienes la clarividencia de los padres... patochadas... (inciso... otra palabra que me encantan al nivel de mamarracho) porque no hay nada que me reviente más que la típica persona que te dice... claro, eso no lo sabes porque no tienes hijos.... perdona, bonita... eso no significa que sea idiota.

Hablo de mi circunstancia personal, de hecho esto lo llevo viviendo el último año y medio en el que además él y yo hemos generado un vínculo muy especial ya que estamos viviendo solos y creo que ha hecho reenfocar nuestros roles y nos ha descubierto de otra manera el uno al otro.

Ya se me fue la pinza de nuevo... en resumen, si tienes hijo descubre la simpleza de su mirada y siéntete orgulloso de tu apellido porque suma no resta y si no tienes... en el fondo seguro que tienes otro hijo que se llama proyecto personal, marido, madre, esa hermana o amiga... y busca la simpleza de las cosas.
O sino sal a la calle y vive, observa y respira.... que ya es mucho... ya se me fue la pinza otra vez...

Por cierto... ya es jueves...



Clarividencia de un niño de dos años....

Mamá cruza un semaforo de esos que están en rojo pero ya sabes que le queda medio minuto para ponerse verde porque el de coches ya esta rojo....

Niño pega respingo en el carro y suelta... "Mamaaaaaaaaaaaaa, te has equivocaoooooooo, esta rojo"
Y le contesto... lo sé , lo sé... es que mamá es mayor pero a veces se equivoca mucho, tú no se lo tengas en cuenta....
Siguiente semáforo... una servidora decide no cruzar aunque es la misma situación, cosa que no hacen el resto de transeúntes...

Lucas se gira en el carro, me mira muy serio y me dice... "Mamá..... la gente mayor se equivoca mucho..."

Ayyyy que cierto... pero se nos olvida....
Y de estas un par al día... solo hay que fijarse un poco más.


5 comentarios:

  1. Muy muy bueno Natalia! Yo apenas he empezado a ser lole, la mamá de Sira, y estoy muy de acuerdo con todo lo que expones. Solo llevamos cinco meses juntas, pero está claro que Yo ya no soy sólo Yo. Como tú dices somos "un pack". Me parece interesantísimo lo de seguir cultivándonos personalmente. Creo que es muy necesario, yo me volvería loca si no lo hiciera. Adoro a esta personita que acaba de entrar en mi vida, pero tampoco me he considerado nunca una madre coraje y el instinto maternal nunca me acompañó. Y de repente, llego ella, y lo cambió todo :) No me quiero enrrollar más, que este tema da para una tarde de cafés ;) Lo que quería decir con toda la parrafada es que te entiendo muchísimo. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Y lo que nos queda....a mi todavía me suena raro en la boca, no me puedo creer que ese niño tan bonito, tan lleno de vida, tan soñador, tan encantador, tan simpático...tan, tan, tan...sea mío.
    A veces pienso que es como un regalo caído del cielo. Esperemos que la cosa no cambie.

    Yo también soy Carola, la mamá de un Duende.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó tu reflexión...real como la vida misma, es un apellido para llevar con orgullo y que es compatible con todo lo demás...incluso hasta con ser tu misma, independiente y viajera...es un apellido que no pesa y que da sentido a todo.

    Mónica (mamá de Nicolás y María...y muchas otras cosas más)

    ResponderEliminar
  4. Querida Natatia Mamá Redford (yo es que conozco tu segundo apellido jejeje)
    Eres muy grande, pero eso no lo llevas en el apellido, ni en tu naturaleza de madre. Lo llevas en el Natalia. El resto te acompaña y convive contigo. Te va haciendo grande, y sabia, y tu pequeño Mini Yo es como la pequeña voz de tu conciencia. El que ha estado 9 meses dentro de ti, hablaba mucho con ella y.... se me ha ido la pinza tía...
    Marisol Supermamadedos.

    ResponderEliminar